¿Eres de los que tiene un gato destrozón? Los juguetes a mis gatos les duran un suspiro y a veces menos. Recuerdo un rascador precioso que me regalaron en una ocasión, con un alegre ratoncillo de juguete, suavecito y con un pelito blanco muy mono. Estaba ahí el ratoncillo, colgando del árbol. Tardaron menos de una hora en que ese ratoncillo terminara siendo un trozo de plástico agujereado, chupeteado y espachurrado.

Hubo un tiempo en que mi hermana se dedicó a hacer muñecos, personalizados y de estética glam, chulísimos. Incluso sacó una línea para gatos. Y les hizo un testeo en profundidad, por supuesto en casa y con Neo. No es que Neo sea especialmente agresivo con los juguetes, aunque hay algunos que sí que les tiene tirria. Pero este lo cogió con ganas. Así se testa un juguete para gatos:

 

De esta tanda de juguetes, a mi casa llegaron 2. Uno, azul y morado de rallitas, terminó desguazado, desguateado, hecho unos zorros. El otro, de polipiel marrón, lleva años rodando por los suelos de mi casa, y sigue casi como el primer día. Con algún agujero de más, pero casi nuevo. De calidad demostrada.

ACTUALIZACIÓN - He rescatado un par de juguetes, uno de ellos lo compré hace unos meses en una conocida tienda para mascotas. Parecía resistente y realmente a los gatetes les gustaba bastante. Este es su aspecto actual:

juguete comprado roto

juguete comprado roto

Y este es el que os decía antes, made in Purpurina Intravenosa, un poco desgastado pero con todas sus costuras intactas. Y tiene muchos, muchos años:

juguete hecho a mano perfecto

juguete hecho a mano perfecto

Como imaginas, este sitio usa cookies. Esta es nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!