No entiendo a los gatos. Yo creía que si, pero casi siempre me dejan desconcertada. Les compras / fabricas una cómoda cama que ya la quisieras tú para ti, y les ves durmiendo en el bidet. Les intentas atraer con juguetes con plumas, lazos, cuerdas y abalorios, que hacen ruiditos y hasta se mueven solos, pero ellos se entretienen con una bola de papel que sacan de la papelera. Tienen su comedero lleno, pero te piden que les des lo que estás comiendo tú. ¡Pero si es una manzana! ¡No te gustan las manzanas! Creía que entendía a mis gatos, pero su lógica felina me desconcierta, me divierte y me deja patidifusa cada día.

Como imaginas, este sitio usa cookies. Esta es nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!